viernes, septiembre 14, 2007

Mi librito es un continuo

Una poesía inspirada en un cuento de Jorge Luis Borges que hace tiempo leí. No me acuerdo del título... ¿Alguien me lo podría recordar?


Mi librito es un continuo,
ignoro casi todo acerca de él,
su lenguaje, si lo tiene, es jeroglífico,
su comienzo, si lo hay, un enigma,
¿su autor?, ¿su título?
y el mensaje, ¿lo alberga?

No tiene páginas consecutivas,
entre dos suyas, cualesquieras,
si cierras el libro y lo vuelves a abrir,
si pasas a otro capítulo y vuelves ahí,
surgen siempre cuartillas "nuevas",
hojas escritas que estaban ya allí.

En este librito no hay principio ni fin,
su lectura se inicia donde quieras,
hay siempre una página por detrás,
y a un mismo tiempo, al inrevés,
puedes pasar pliegos y pliegos,
terminar donde quieras, no hay fin.

15 comentarios:

Ivan dijo...

Que bonito escribir sobre tu librito!

Ender el Xenocida dijo...

Ese librito es el Universo.
Lo leemos cada día, a cada momento.

Shelley dijo...

¿Por qué no hay fin? Y no me hables de los puntos en una recta ehhhhhhh :P :P :P

Anónimo dijo...

¿Es la biblioteca de Babel?

Edmundo V dijo...

Responder a mi pregunta con otra pregunta no me saca de la duda.

El librito es infinito porque estés en la página en que estés siempre hay una página siguiente.

Ender, ¿bajo qué certeza puede asegurarse esa identidad entre librito y universo, entre lenguaje y universo? Quizá lo que propone Borges más bien es que a lo sumo tenemos "nuestro mundo", nuestro propio universo literario, que no podemos ir más allá de los límites del lenguaje.

Ender el Xenocida dijo...

Se pregunta quién es el autor del librito. Creo que si estuviera pensando en el mundo interior de cada uno, no se lo preguntaría.
Además el lenguaje, dice, si lo tiene es jeroglífico, es decir, que puede ir descifrándose desde lo desconocido a lo conocido.
No veo mejor metáfora para hablar del Universo, cuyo lenguaje oculto serían las matemáticas.

Saludos.

Edmundo V dijo...

Que se admita el carácter subjetivo del mundo, esto es, que es siempre nuestro mundo, no significa que no haya objetividad.

Sí, el lenguaje del libro.

Hoy, desde que me he levantado hasta llegar a este ordenador, no me he encontrado ningún número, ninguna recta, etc. que asir, que me caliente, que sea susceptible de darle una patada...

Ender el Xenocida dijo...

Igualmente, un mono puede tener delante El Quijote, ojear sus páginas y ver sólo hojas pegadas con manchas.
A nosotros nos pasa lo mismo, vamos por el Universo y sólo vemos cielos, tierra, vasos, ordenadores. Pero los números están ahí, igual que la novela del Quijote está ahí, excelente, delante del mono.

Shelley dijo...

¿Ya empezáis otra vez? Jajaja...

Querido Ender y querido Edmundo,
¿Por qué no hay fin? Si estamos condenados a ello. Y repito, prohibido hablar de puntitos en la línea que te conozco :P

Ender el Xenocida dijo...

Tienes razón Shelley. Ahora ya sé a qué se refería Borges.
El librito continuo son las discusiones entre Edmundo y yo:
-Lenguaje jeroglífico.
-Ni principio, ni fin.
-Empiezas y acabas donde quieras y son siempre las mismas.
-Y entre dos de ellas, si las vuelves a pensar, aparecen muchas más...

Shelley dijo...

Ahora me quedó claro :)

Espero pues que sean así infinitas, me divierten mucho :P

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Se llama "El libro de arena". Salud.

NEL dijo...

tengo en mi cabecera un librito infinito, ahora que me voy de mi pais me gustar�a cargar con todos los dem�s , pero creo que este los contiene asi que no ser� necesario...
un beso

Edmundo V dijo...

Muy bueno. Los matemáticos suelen hacer esa misma analogía con el número Pi... dado que tiene infinitos decimales no periódicos alberga todas las combinaciones posibles de números, luego realizada una correspondencia entre números y letras del abecedario, tienes todos los libros escritos y, es más, también los que están por escribir...

Saludos !

Fernando G. Toledo dijo...

En efecto, se trata de El libro de arena (cuento incluido en el libro del mismo nombre). Si se me permite una opinión, en tu poema yo evitaría hablar "juguetonamente" de "librito" si es que va a sostenerse que tal poema está "inspirado" en el cuento de Borges. En este cuento, el descubrimiento de que tal volumen es infinito e inabarcable lo hace monstruoso, aborrecible. Para quienes quieran darse una idea, poseer ese libro es como llevar colgado el anillo de El señor de los anillos y por eso huelga deshacerse de él. Al mismo tiempo, yo evitaría, no ya hablar de librito, sino comenzar la última estrofa con un verso que diga "no hay principio ni fin" si es que va a concluirse el poema con la frase "no hay fin".
Un saludo materialista y borgiano.