domingo, mayo 04, 2008

El eterno retorno de Nietzsche

Aunque no suelo poner posts con fragmentos de pensadores, escritores, etc. este va a ser una excepción por su belleza literaria y profundidad filosófica. Parágrafo 341 de La gaya ciencia de Nietzsche:

«Suponiendo que un día, o una noche, un demonio te siguiera en la más solitaria de tus soledades y te dijera: “esta vida, tal y como la has vivido y estás viviendo, la tendrás que vivir otra vez, otras infinitas veces; y no habrá en ella nada nuevo, sino que cada dolor y cada placer y cada pensamiento y suspiro y todo lo indecible pequeño y grande de tu vida te llegará de nuevo, y todo en el mismo orden de sucesión e igualmente esta araña y este claro de luna por entre los árboles, e igualmente este instante, y yo mismo. El eterno reloj de arena de la existencia es dado vuelta una y otra vez - ¡y a la par suya tú, polvito de polvo!” ¿No te arrojarías al suelo rechinando los dientes y maldiciendo al demonio que así te habló? O has experimentado alguna vez un instante tremendo en que le contestarías: “¡eres un dios y jamás he oído decir nada tan divino!” Si esa noción llegara a dominarte, te transformaría y tal vez te aplastaría tal y como eres. ¡La pregunta ante todas las cosas: “¿quieres esto otra vez y aun infinitas veces?” pesaría como peso más pesado sobre todos tus actos! O ¿cómo necesitarías amarte a ti mismo y a la vida, para no desear nada más que esta última y eterna confirmación y ratificación?»

4 comentarios:

kalbin dijo...

"yo no soy un hombre, soy un campo de batalla"

Ender el Xenocida dijo...

Muy bello.
Creo que podríamos diferenciar dos tipos de eterno retorno:

1.Eterno retorno a partir de ahora.
Es el que se desprende de este texto. El ahora es la primera vez, y lo que hagas se repetirá infinitas veces. Esto da un peso moral a tus acciones brutal pero como es la primera vez, hay una cierta sensación de libertad o libre albedrío.

2. Eterno retorno permanente.
La decisión que tomas ahora no sólo la tomarás infinitas veces, también la tomaste ya infinitas veces. Así, además del peso moral de las repeticiones futuras hay una especie de destino ya escrito. Sigues siendo libre de actuar pues no hay manera de conocer la acción que ya tomaste, pero añade un sentimiento de pieza no necesaria dentro de la Historia, de engranaje permanente que no puede escapar de sí mismo.

Finalmente, comentar que el único eterno retorno coherente sería el segundo, pues no podemos pensar en infinitas repeticiones en un futuro que empieza sólo ahora. Eso sería como aceptar que existe un Tiempo privilegiado que es el Ahora dentro de los infinitos tiempos de las infinitas existencias.

Saludos.

Edmundo V dijo...

Muchas gracias por tus comentarios Kalbin.

Ender, tu primera interpretación creo que no se sostiene porque pierde la idea de retorno... No obstante, comparto contigo que la dimensión de la temporalidad que se acentúa es el ahora como instante que precisamente porque rompe lo Mismo, la monotonía, el sentido común, etc. vale la pena repetirlo y haberlo repetido infinitas veces.

Un abrazo.

Marina dijo...

Me encanta ese texto!! Todos morimos de Eterno Retorno