lunes, agosto 28, 2006

«Misterios del Horizonte» de René Magritte


¿Uno o tres hombres? ¿Tres hombres con diferente actitud frente a un mismo destino u horizonte? ¿Un único hombre con predisposiciones distintas? ¿Por qué una Luna sobre cada sombrero?

Todo símbolo es significado y significante. El significante es aquello que nos deja el autor en su ausencia, lo dado, lo que se nos muestra. El significado es el sentido que damos al cuadro, lo que interpretamos del símbolo, de la pintura en este caso, el producto del ejercicio de nuestra razón. Significado y significante conforman la obra luego ésta es producto de autor y observador convertidos ambos en artista.



¿Qué interpreto yo frente al cuadro «Misterios del Horizonte» de Magritte?


Por un lado, en el horizonte, la Luna, imperturbable, siempre idéntica a sí misma, con igual figura. En el cuadro de Margritte se nos muestra el cambio, el movimiento local, la translación de un lugar a otro en el espacio de la Luna. Es precisamente este movimiento de nuestro satélite el que permite entender el desplazamiento del hombre de sombrero y ello porque el cambio, el tiempo, sólo puede entenderse en relación a un desplazamiento idéntico a sí mismo, siempre igual, de otro. Así pues, el movimiento local del hombre sólo es posible entenderlo a partir del movimiento local de la Luna.

Por otro lado, al pensar en el horizonte y en la Luna pinchada en él, en nuestra mirada perdida en el horizonte infinito, viene a mi el pensamiento de lo eterno, de lo siempre idéntico a sí mismo y, por tanto, de aquello que se encuentra fuera del tiempo. Insisto, cuando miramos al horizonte no percibimos cambio alguno y, por tanto, diríamos que, en dicho horizonte, no hay tiempo. A modo de síntesis, acude a mi la idea de lo eterno más allá del tiempo.

Así llegamos con Magritte a una aporía, a una contradicción. De una parte, el horizonte como condición de posibilidad para entender el cambio y el tiempo del hombre del sombrero, de nosotros, de otra parte, ese mismo horizonte siempre idéntico a sí mismo y, por tanto, fuera del tiempo. Temporalidad y atemporalidad referidas a un mismo concepto, el de horizonte.

5 comentarios:

maribel dijo...

k fuerte me parece.... sabes k pienso totalmente difrrenteeeeeeeeeeeeeeeeeeeee....

Anónimo dijo...

Hola

yo no entiendo nada de arte, pero ese cuadro me hace pensar en la cara oculta de la luna y en que el hombre del sombrero, curiosamente, no sale en ninguna fase completamente de frente.

saludos

Edmundo V dijo...

Al observarla, al hacer el ejercicio de pensar e interpretar la pintura tú también estás haciendo la obra de arte...

Anónimo dijo...

Cada quién tiene su luna.

Nicolás Bedoya dijo...

un cuadro que para mucha gente puede ser solo eso, una pintura sin ningún significado, solo oleos formando figuras, cosas. Para otros, tal vez amantes de la pintura o del arte en sí, puede significar miles de cosas; una hermosa pintura, una completa obra de arte, una puerta a la introspección y el auto descubrimiento, miles de significados a uno o tres hombres bajo bajo la luna. Y para mi, para mí este cuadro es tantas cosas; impotencia, rabia, dolor, tristeza, el posible causante de que mi vida haya tomado un rumbo diferente al que había soñado tantas veces o quizá no, quizá solo soy yo juzgando y odiando una pintura por frustrar o atrasar algo que quizá no es para mí, una invitación a mejorar a prepararme antes de arriesgarlo todo a soñar cada día más, alimentarme de esos sueños y vivir, vivir y entender que este cuadro, este insignificante cuadro, es el reflejo de mi vida.